Imprimir
 Foto: Heconomía
Medio Ambiente prevé desembalsar en Huelva 216 hectómetros cúbicos durante el próximo año hidrológico
10/07/2018 / Redacción

Los principales dirigentes y técnicos de la Demarcación Hidrográfica Tinto-Odiel-Piedras se reúnen con los usuarios

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio prevé desembalsar 216 hectómetros cúbicos de agua de la Demar-cación Hidrográfica Tinto-Odiel-Piedras durante el año hidroló-gico 2018-2019, que comenzará en octubre.

Esta propuesta se ha conocido en el transcurso de una reunión informativa desarrollada este martes en Huelva con pre-sencia de los principales dirigentes de la Demarcación, de los técnicos de la Delegación Territorial y de los usuarios.

Al encuentro han acudido los directores generales de Plani-ficación y Gestión del Dominio Público Hidráulico, Juan Serrato, y de Infraestructuras y Explotación del Agua, Inmaculada Cuenca. El delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Antonio Cortés, ha conducido una sesión de trabajo en la que también se ha repasado el funcionamiento de la Demarcación Tinto-Odiel-Piedras en el último trienio.

Los técnicos han detallado que el 65,78 por ciento del des-embalse tendrá como destino actividades agrarias, el 21,74 estará orientado a uso urbano y el 12,47 está contemplado para suministro industrial. El sistema Andévalo-Chanza-Piedras apor-tará casi 182 hectómetros cúbicos del total. Las presas de Ja-rrama y Los Machos desembalsarán en el próximo hidrológico, según las previsiones, 15,3 y 7,7 respectivamente. Corumbel (4 hm³) y Sotiel-Olivargas (1,4) también contribuirán al desembalse.

Los sistemas de la Demarcación Hidrográfica Tinto-Odiel-Piedras tienen embalsados a 30 de junio 876 hectómetros cúbicos de agua, que representa el 76,96 por ciento de la capacidad de los embalses. El incremento en los últimos ocho meses, desde que se inició el año hidrológico actual, es de casi siete puntos. Con estas cifras, la provincia onubense tiene garantizado el suministro para la demanda habitual durante los cuatro próximos años, sin necesidad de recurrir a la toma directa del Bocachanza, que ampliaría el margen de seguridad a dos años más, según han expuesto los técnicos en la reunión.