Imprimir
 Foto: Heconomía
 Foto: Heconomía
 Foto: Heconomía
La Asociación Matilde recupera la otra parte de la historia de Riotinto
27/08/2013 / Inma Fonseca

Junto con el Centro Etnológico del mismo nombre, pretende dar a conocer la forma de vida de los mineros riotinteños del pasado siglo, así como promover y conservar su principal forma de vida, los huertos tradicionales

 

Mucho se ha hablado de la historia de las minas de Riotinto, desde que fuese comprada por empresarios ingleses, allá por 1873, creando la Riotinto Company Limited, que tuvo el control de explotación de las minas durante casi setenta años.

Bajo el liderazgo de la compañía británica, se formó una auténtica colonia inglesa en torno a las minas, que se ve reflejada en el victoriano barrio de Bellavista que aún hoy se conserva.

Sin embargo, poca relevancia han tenido los verdaderos artífices de la expansión y consolidación de las minas de Riotinto como uno de los focos de exportación de minerales más relevantes de Europa en el pasado siglo, es decir, los mineros.

Buscando redescubrir la forma de vida de la clase obrera de la época, surge El Centro de Investigación Etnológico Matilde Gallardo, y la asociación homóloga, que centran su actividad en mostrar ese pedazo de la historia de Riotinto que se tenía un tanto olvidada.

Como explica Francisco Javier González Herrero, presidente de la asociación, “hay una parte de la cultura de Riotinto que no es explicada por las entidades que gestionan el patrimonio, que es la que se centra en la vida de los obreros”. Por ello, el centro etnológico basa su actividad en el barrio obrero de El Alto de la Mesa, el primero que se construyó en la zona tras la llegada de empresarios británicos.

A través de las viviendas de los mineros, podemos ver cómo era la vida de la clase obrera del siglo pasado, en una exposición donde ellos son los protagonistas. “Nos centramos en el barrio por razones patrimoniales, porque es el barrio más antiguo de la zona y porque no tiene la difusión e importancia que merece”, recalca Francisco.

Pero su actividad no cesa ahí, por otro lado, cuentan con la Asociación Matilde, encaminada a la protección y difusión de los huertos y la agricultura ecológica de la zona. “Los huertos eran el medio por el que se mantenían las familias mineras ya que la mina no era suficiente”, recuerda Francisco, y añade que “hay varios huertos tradicionales en la zona que han quedado fuera del interés patrimonial de las minas, por lo que el objetivo de la asociación es fomentar la promoción y conservación de los huertos tradicionales mineros que quedan”.

Para ello realizan diversas actividades como las que tendrán lugar el próximo fin de semana. El viernes 30, en el marco de la asociación, tendrá lugar el primer Mercadillo de Productores Tradicionales y Artesanos Locales, donde se expondrán productos de los huertos familiares del entorno y tendrá lugar en el Paseo del Chocolate a las 20.00 horas.

Asimismo, el sábado 31, el centro etnológico abrirá sus puertas a un recorrido por El Alto de la Mesa donde se podrá descubrir la auténtica historia popular de Riotinto.